CONFIDENCIAS MUDAS, El silencio como introspección. Exposición de arte postal

SOBRE CONFIDENCIAS MUDAS

Esta convocatoria fue lanzada en enero de 2016. Aprovechando el estreno de año y la necesidad de buscar unos propósitos que cumplir que esto conlleva, se propuso como tema a tratar la meditación, en silencio, como medio para encontrar y denir esos propósitos de un modo acorde a la situación de cada uno.

La era de la información masiva avanza sin frenos. El cúmulo de tareas y estímulos externos nos mantienen en un estado de alerta constante: sonidos, palabras, imágenes… Desde niños nos enseñan a comunicarnos hacia el exterior, a interpretar y comunicar con palabras e imágenes. Pero hay algo con lo que no estamos acostumbrados ni nos han enseñado a lidiar: el silencio.

Evitamos las situaciones de silencio porque nos incomodan, no sabemos como actuar, lo excluimos porque lo percibimos como algo negativo: soledad, perdida de tiempo, fracaso… Sin embargo, el silencio es una pieza clave en el desarrollo personal de cada persona como individuo único. Hacer un ejercicio de desconexión total con el exterior nos permite conectar con nuestro interior, con el yo, nos permite sumergirnos en nosotros mismos en busca de respuestas, inspiración, pautas sobre que camino debe tomar nuestra vida.

En esta convocatoria de arte postal se propone como una transgresión del estilo de vida impuesto por la velocidad a la que se mueve la realidad. Es una lucha contra el estrés cotidiano en busca de un asilo donde poder parar, reflexionar y mejorar el rumbo y la calidad de nuestras vidas.

El formato postal fue escogido porque implica una necesidad de trabajar con las manos, de volver a los métodos tradicionales de creación y comunicación. Los nuevos medios transmiten mensajes impersonales, ofreciendo las mismas posibilidades de creación de mensajes a todo aquel que lo utiliza. En cambio, el correo tradicional permite customizar el mensaje de una forma personal e independiente, pudiendo elegir desde el material hasta la forma en la que el receptor asumirá ese mensaje.

Participar en el envío de una postal implica una vuelta a los orígenes y un enfrentamiento a la veloz evolución que sufre la realidad, que sucede de forma tan acelerada que no podemos asumirla.

Por otro lado, la participación en esta convocatoria se realizó libre y sin selección, permitiendo a artistas de cualquier edad, nacionalidad, técnica, sexo y estatus mostrar su obra ofreciendo la posibilidad de venta de la misma. Es una forma de reivindicar una forma de mercado artístico menos excluyente, donde la calidad de una obra se valore por esta misma y no por el nombre de quien la realizó.

Tras dos meses y dos semanas de plazo, he recibido 150 postales de 23 países diferentes: Alemania, Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Chipre, Colombia, Escocia, España, Francia, Grecia, Guatemala, Italia, México, Países Bajos, Portugal, Rusia, Serbia, Suiza, USA y Venezuela. En cuanto a las técnicas utilizadas, encontramos de toda clase: fotografía, pintura, ilustración, collage, poesía, escultura… e incluso combinaciones de las anteriores.

Todas las obras participantes se pueden adquirir por un mismo precio, ya que otro de los fines de la convocatoria es dar la oportunidad a artistas de todos los estilos, procedencias, discursos y niveles; de exponer y poner a disposición del público su obra, huyendo del modelo de mercado donde parece que es preciso ser una persona de peso para que la obra tenga valor e interés.

También, utilizar el pequeño formato como son las postales, hace hincapié en este punto, puesto que a día de hoy el arte que más parece llamar la atención es aquel que mayor tamaño posee. Las obras de medidas reducidas parecen pasan desapercibidas, como si fuesen las dimensiones aquello que debe determinar e valor y dejando el contenido a un lado, ignorado.

Además, los formatos reducidos favorecen el consumo y creación de arte, ofreciendo mayor posibilidad a los artistas para crear y más accesibilidad por parte del ciudadano a adquirir arte a un precio asequible.

María Hernández Laplaza

Comisaria

cartelmari

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: